martes, 21 de abril de 2009

Madrid 2009

La degustación de 2009 ya está a punto de celebrarse. Lamentablemente no será de las más numerosas en cuando a la asistencia, ya que por diversas causas echaremos en falta a algunos de nuestros habituales amigos. En cualquier caso, la actividad prosigue, año tras año, fielmente a la cita, a las tradiciones y a los whiskys por descubrir.
En cuanto a la intendencia del evento, algunos de vosotros habréis recibido recientemente los datos de alojamiento para que realicéis vuestras reservas. Parece ser que nos reuniremos en dos plazos: de todo el fin de semana o de sábado exclusivamente. La idea es la siguiente:
El viernes por la noche, los presentes, cenaremos por Pozuelo, para irnos reencontrando y pasar un buen rato.
El sábado pasaremos el día por Madrid, con alguna visita cultural por la mañana y/o tarde y una comida en zona de ambiente a base de raciones y tapas.
El sábado por la noche celebraremos la degustación, ya juntos todos los asistentes. Este año incluye alguna que otra esperada ceremonia de reconocimiento.
El domingo cada cual regresará a su hogar.

En cuanto a los whiskys para catar, el nivel de esta edición es a priori bastante elevado. Por un lado, a medida que avanzamos en nuestra experiencia se va haciendo más difícil conseguir nuevos ejemplares. Sin embargo, tratamos de esmerarnos en el empeño, y aparentemente, este año, tenemos propuestas brillantes, lo difícil será establecer un orden de cata, ya que por las características descritas en guías o por los propios productores de estos maltas, prácticamente todos ellos son recomendados para las postrimerías de una cena, y no como aperitivo. En cualquier caso, nuestra propuesta de orden es la siguiente:

APERITIVO: Highlander Dream 12 años. Se trata de un blended (de diferentes maltas) producido por Glenfarclas como intento de réplica de una botella fechada en 1896, a base de maltas de muy diferentes procedencias.

DIGESTIVO: Cragganmore 12 años. Es un malta con una puntuación de 90 según la valoración de Jackson (de las más altas). Se trata de un whisky muy reconocido y respetado por los expertos, aunque no demasiado conocido entre el público en general. Tenemos muchas expectativas depositadas en su cata, ya que podemos estar ante uno de los más destacados whiskys del Speyside.

POST-CENA: Este es un secreto. Nos guardamos su identidad, ya que se trata de una sorpresa pues su elección es una especie de pequeño homenaje a los anfitriones de esta edición. Esperemos que se ilusionen con este humilde detalle.

NOCTURNO: Benromach. Ha sido un malta producido por una destilería construida en 1898 y que ha sufrido una azarosa vida con varios periodos de cierre e inactividad. De hecho su producción volvió a pararse en 1983, para reanudarse de nuevo en 1998. Ahora podemos degustar el whisky que se ha comercializado en esta última fase. Su anterior versión, ostentaba una puntuación de 77, que no está mal, aunque no alcanza la de los más brillantes (de 80 hacia arriba).

Eso es todo por el momento, finalmente no se cuántos seremos: 11, 13 o algunos más, pero seguro que, como siempre, lo asaremos genial.

No hay comentarios:

Publicar un comentario